miércoles, 28 de mayo de 2014

Es Mayo...

                                                                                                     para Anita.
Y aquí está Mayo para siempre                
que no quiere irse ya de mi vida,
con los olivos que me miran
con paciencia de artesanos
como queriendo que les acompañe,
                                     tan amigos
y detrás de una ventana hay una niña
que dibuja una sonrisa con el dedo
y yo ya no puedo hacer nada
tan sólo pasear por los olivos
de la mano de la niña que dibuja
una sonrisa con el dedo detrás de esa ventana,
y me dejo llevar de su mano muy lejos, despacio
a los bosques inventados, a los llantos porque sí,
a las flores del campo, al país de lo inocente,
a la sombra del manzano en equilibrio,
al aciago y pequeño trozo de paraíso
que nos ha tocado en suerte, al anacrónico jardín
donde cada tarde es Mayo, cuando llueve
y cuando sale el sol [ahí, justo]
donde el mes de Mayo insiste para quedarse,
y yo tan dichoso ya de otras ausencias
me resisto a lo contrario, mientras miro
a la niña que dibuja una sonrisa con el dedo
detrás de la ventana, y me grita
no te vayas muy lejos, y paseo lentamente
por los campos de mis amigos atemporales, los olivos,
                                                               
                                                                ...de su mano.

Nacho Bravo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada