lunes, 21 de julio de 2014

Lo que no encajaba

Atravesaste de un beso
la inestabilidad firme de mi silencio.
Y golpeaste con caricias y con tus dedos
la seriedad irregular de mis miedos.
- y de mis deseos-

Y encajaste lo que no encajaba
[de ninguna manera]
con dos abrazos de barrio
y sesión continua
- y con un enorme cajón de palomitas-

Socorriste en tu barca, y con tu boca, de juguete
más de la mitad de mis sueños de color infancia
en aquella playa detrás del quiosco de madera
y pediste, por favor, dos jarras de cerveza
y un plato de aceitunas.
Y lo acercaste a la arena.

Me invitaste a salir sin importarte de dónde
y pinchaste un viejo disco de los Rolling Stones
para que bailase escondiendo mis dedos
dentro de tu vieja blusa cosida a lo lejos,
y yo te invité a la cena.

[...no se hable más, me dijiste, en silencio,
                                     y yo te hice caso ]  


Nacho Bravo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada